viernes, enero 22, 2010

“El aleteo del colibrí
Por: Mónica Heinrich V. Fue raro. El día anterior al estreno de El Curioso caso de Benjamín Button, soñé que estaba en una sala del Cine Center, viendo esa película y alrededor de mi butaca había otros espectadores. Lo raro era que cada uno de ellos sostenía un bebé.
Se imaginan? Una sala de cine llena de espectadores que cargan bebés y en la pantalla Brad Pitt en su papel de Benjamin Button.

En todo caso, queda la anécdota y la explicación semifreudiana, de que dicho sueño se relacionaba con la enorme expectativa y emoción que causaba en mí esta película.

Al director de este filme, David Fincher, le debemos peliculones como Seven y como (una de mis favoritas) El club de la pelea. También ostenta en su filmografía títulos un poco más irregulares, pero no menos efectivos como La habitación del pánico, Zodiac y The game.

Cuando supe que Fincher estaba dirigiendo un filme basado en el relato corto de Scott Fitzgerald, fue el éxtasis. La historia llamaba la atención desde el título que ya remite a cierga magia, el argumento no podía ser más atractivo, que encima esté protagonizada por Brad Pitt…era simplemente un regalo divino. Quien además de buen actor, siempre alegra la pupila.

Y ahí estaba yo, en plena premier, esperando la felicidad. Me emputó el recurso de la vieja moribunda que cuenta su historia, para llevarnos a través de un diario a lo que nos interesa, EL PASADO. Me shockeé cuando vi a Julia Ormond (la protagonista femenina de Leyendas de Pasión) después de muchos años, en el papel de la hija de la vieja moribunda.
Después de unos breves minutos en que mi acompañante confundía a Gwyneth Paltrow con Cate Blanchett…la cosa se puso buena.

“Nací en circunstancias muy raras", iniciaba la voz en off de Benjamin Button, interpretado por Brad Pitt. De ahí en más me sentí tibiamente conmovida por la primera hora que supuso la magia que el título me evocaba. Bejamin Button nace con una extraña enfermedad, su cuerpo, su aspecto, y su salud son los de una persona de 80 años. A esta tragedia se suma el hecho de que su madre muere al dar a luz, y el padre desconsolado ante la pérdida de la esposa y el extraño padecimiento del bebé, toma a la criatura en brazos para abandonarlo en una casa, que casualmente es un hospicio para ancianos.

Hasta aquí, no les parece fascinante? Vemos la vida a través de los ojos de viejo de Benjamin Button, que en realidad es un niño. Una mujer, Queenie, que no puede tener hijos y que es la encargada del hospicio, lo toma como si fuera suyo…para el resto de los habitantes del lugar, él sólo será el Sr. Benjamin.

La primera hora transcurre de forma hermosa, conmovedora y con un halo de melancolía. Era difícil no tener un nudo en la garganta en algunas escenas del decrépito-niño Benjamin, que se preguntaba qué habría al otro lado de la calle, fuera de su casa, de su silla de ruedas.

Era difícil no sentir empatía, no conectarse con un ser que mientras Queenie dormía en una cama, él dormía en un colchoncito a su lado, teniendo alrededor de 9 años, pero luciendo como si tuviera 80. En la noche, tomaba su mano y decía:
- Mamá, Mamá…Algunos días me siento diferente que al día anterior…

Y así, El curioso caso de Benjamin Button, es realmente curioso… aparte de la historia que cuestiona el paso del tiempo, la vejez, la juventud, los encuentros y desencuentros del sentido que uno tiene de su existencia, existe una historia de amor.

Benjamin conoce a Daysi. Daysi está interpretada por Cate Blanchett, de niña iba al hospicio a visitar a su abuela, y siempre tuvo un lazo especial con el niño-viejo, sin siquiera tener la capacidad para entender muy bien la naturaleza de su condición.

Hasta ahí seguía enganchada con la historia, embelesada, era una de esas películas que uno no desea que terminen…pero lo que estaba tan prolijamente contado en la primera parte, lo que era algo casi irresistible para que el espíritu se sacuda, se va diluyendo mientras el metraje avanza y las reflexiones existenciales comienzan a verse más forzadas. A eso sumémosle la omnipresencia de la vieja moribunda, que obvio, no es otra que el personaje de Cate Blanchett en el ocaso de su vida.

De todas maneras, no podés menos que seguir con atención el argumento y ver a un Brad Pitt rejuvenecer ante nuestros ojos y volverse obscenamente perfecto. Ya cuando llega el final, se extraña la sensación (esa que es tan difícil sentir en el cine made in Hollywood) de éxtasis.

Actuaciones muy buenas de parte de todo el elenco. Desde Brad Pitt hasta personajes menores como el de Jared Harris, que interpreta al pintor-capitán que le da su primer empleo a Benjamin, o la actriz Taraji Henson que interpreta a la madre adoptiva Queenie. Se agradece un elenco tan homogéneo y talentoso.

Por otro lado, el maquillaje y la dirección de arte juegan un rol muy importante a la hora de que nosotros compremos y creamos esta historia. Una muy linda banda sonora, una excelente fotografía y una particular sensibilidad a la hora de enfocar aspectos humanos hacen que sean merecidas las 13 nominaciones que la han convertido en la favorita de la próxima entrega de los Oscar.

Para todos aquellos, que al igual que Quino (el creador de Mafalda) reflexionaban sobre la maravillosa posibilidad de nacer viejos e ir volviéndose niños, para aquellos que se levantan por las mañanas y observan con preocupación arrugas, canas, y otros símbolos inequívocos del paso inescrupuloso del tiempo, para esos que miran hacia atrás y sienten que no han vivido, y que la vida se ha pasado como un suspiro…para ellos, El curioso caso de Benjamin Button será una bocanada de aire fresco.

Aunque la analogía del colibrí aparece tan solo en dos o tres ocasiones, no pude menos que quedarme con la encendida descripción de un ebrio capitán Mike, que en un bar ruso contaba que el colibrí es el pájaro más pequeño del mundo, y que dado el tamaño de sus alas “Its a freakin Miracle” (un jodido milagro) que pueda volar y aletear tantas veces.

Una acertada afirmación.

Lo mejor: Mágica.
Lo peor: Se diluye gracias a la excesiva duración y a un guión que se pone demasiado forzado.
La escena: Cuando se describe el accidente de Daysi, otra escena buena es la que pongo en la opinión sobre Benjamin y su madre y todas las veces que aparecía el personaje que decía: “Te conté que a mí me cayó un rayo siete veces?”
Lo más falsete: El “achicamiento” del cuerpo de Brad Pitt para irse convirtiendo en niño, y finalmente en bebé…cuando envejece.
El mensaje manifiesto: “La vida está definida por las oportunidades que se tienen, incluso las que uno pierde”
El mensaje latente: Todo concluye, aunque se maneje en primera, o aunque se ponga retro.
El consejo: Mírala en el cine, por favor.
La pregunta: ¿Brad Pitt se llevará su primer Oscar por este papel?

CURIOSIDADES
Steven Spielberg y Tom Cruise fueron elegidos para dirigir y protagonizar la película respectivamente en los años 90.
En 1998, Ron Howard iba a dirigir el filme con John Travolta como protagonista.
La hija de Brad Pitt, Shiloh Jolie-Pitt, apareció en la película como la hija de Benjamin y Daisy. La escena en que Shiloh aparecía fue filmada cuando ella tenía aproximadamente 10 meses de edad.
Spike Jonze estuvo en conversaciones para dirigir.
Elle Fanning (hermana de Dakota Fanning) interpreta a Daisy cuando era una niña.

EXTRAS

EL ARGENTINO: Esperada biopic de Steven Soderbergh sobre la mítica figura del Che Guevara. A ver, Soderbergh siempre me ha parecido un director algo insípido…sin mucha pasión, eso se transmite en su obra. Por lo que El Argentino termina siendo una biopic sobre un personaje súper polémico como el Che, bastante correcta, pero sin llegar a dar ninguna sorpresa. Para quienes como yo hemos seguido la figura tanto del Che como de Ernesto Guevara de la Serna, la visión de Soderbergh resulta demasiado benévola, y lo dice alguien que siente simpatía por el personaje y que lo conoce a fondo.

Entonces, la película está bien. Interesante (porque el personaje y el contexto lo son), pero aparte de ver detalles que uno sabe a través de cualquier biografía, lo que aporta Soderbergh en pantalla no es mucho. Situada en toda la campaña previa a la revolución cubana, y lo que fue la participación del Che en la misma…la cinta intercala esos momentos con imágenes en blanco y negro de entrevistas y discursos del Che ya posteriores a la revolución. Con un elenco bastante irregular, donde hay actuaciones muy malas como las de Santoro (interpretando a Raúl Castro) o un sobreactuado Bichir en su papel de Fidel Castro, que curiosamente ha sido muy alabado por la prensa en general, pero que a mí me incomodaba…teniendo en cuenta que Benicio del Toro mostraba un Che mucho más introspectivo, más “sentido”, y Bichir se lo veía como a un actor haciendo de Fidel. Quizás el actor que más me convenció junto con Benicio del Toro (que me gustó, pero no me fascinó) fue Santiago Cabrera interpretando a Camilo Cienfuegos.

En líneas generales es una buena película, pero extrañé mucha más mierda en las escenas de los enfrentamientos entre la guerrilla y el ejército de Batista, tomando en cuenta la magnitud de los acontecimientos, pero que dada la dirección de Soderbergh…en ningún momento llegás a conmocionarte ante semejante enfrentamiento armado. No obstante, esperaré con ansias la segunda parte y obvio, la participación de los actores bolivianos.

SPIRIT: Quiero decir que hacía MUCHO que no me salía tan indignada de una sala de cine. Generalmente tengo el temple suficiente para ver cualquier huevada, sin tener que recurrir al abandono de mi butaca. Me sentía orgullosa de haber resistido estoicamente a Max Payne o a El día que la tierra se detuvo, pero eso era hasta ver Spirit. Este intento de película, me hizo putear varias horas contra la industria hollywoodense y el dineral que se gastaron en esa bosta, que por lo menos podría haber contribuido a alimentar a algunos desamparados del tercer mundo. Spirit es una de las tantas adaptaciones de cómics, esta vez a cargo de Frank Miller que antes no me hizo pensar en el asesinato con sus películas Sin City o 300…El Spirit de Miller es rimbombante, y da vida al peor héroe que he visto en pantalla…desperdicia a actores como Samuel L. Jackson, Scarlet Johannson y hasta la tal Eva Mendez, que en medio de tanta estupidez ni su sensualidad la salva. Desde el primer plano, susurré: “No es una buena película”…ya cuando la ridiculez alcanza niveles estratosféricos es cuando decidí no seguir corrompiendo mi mente y mi alma...Si yo fuera Miller, al ver el resultado preferiría quedarme en la calle prostituyendo mi cuerpo antes de dejar que esa cosa salga a la luz pública.

JUEGO DEL MIEDO V: Señores de Saw, creo que ya es tiempo de PARAR. Debo decir que vi esta película hace tres semanas, pero como la historia siempre es la misma básicamente, me es muy difícil no mezclar escenas de las anteriores cuatro. En resumidas cuentas, hay otro pupilo de JigSaw que anda libre por ahí ejerciendo la justicia divina. Ya no hay la frescura, ni las ganas de seguir jodiendo con este temita. Encima los que la producen, dirigen, escriben, le han puesto el cariño que tiene un hombre maduro por el amante de su esposa joven. Parece un filme para televisión. Hay que saber retirarse a tiempo che.

MARLEY Y YO: Película divertida que entenderán a cabalidad, aquellos que como yo aman, adoran, e idolatran a los canes. Hace falta haber tenido un Marley en la vida, para captar la esencia de esta película. Marley es un perro, el perro de un periodista que narra el desarrollo de su carrera y matrimonio, siempre teniendo “al mejor amigo del hombre” como hilo conductor. Le sobran como 15 minutos, pero es una opción bastante recomendable para pasar un rato ameno. Esta basada en un best seller, y el autor es el mismo protagonista, por lo que la historia es autobiográfica. Está protagonizada por Owen Wilson y Jennifer Aniston. Recomendable para quienes tienen o tuvieron un Marley que dejó huella.


LA VIDA DE LOS OTROS: Por favor: TIENEN QUE VER LA VIDA DE LOS OTROS, fue una de las mejores películas que vi el año pasado. Espectacular, conmovedora, hermosa, todos los adjetivos no alcanzan para describir esta historia. Mi próxima reseña, será sobre este filme, pero no dejen de verla en el Cine Center. NO se van a arrepentir.

No hay comentarios.: